Triglicéridos

En el artículo pasado que llevó por nombre “¡Ay, que me sube el colesterol!” hablé sobre la falsa creencia sobre el consumo de alimentos que contienen colesterol y la relación nula que éstos tienen con nuestros niveles de colesterol sanguíneo. Al final del artículo dejé en el tintero a los triglicéridos como los posibles causantes de la problemática del riesgo cardiovascular.

post-colesterol2

Los triglicéridos, al igual que el colesterol y otros tipos de grasas, se encuentran tanto en los alimentos como circulando por la sangre. Para transportarse en la carretera de la circulación de una persona deben tomar sus propios transportes, llamados quilomicrones, VLDL, LDL, HDL. Tanto el colesterol como los triglicéridos viajan en el mismo vehículo por el cuerpo, esos triglicéridos que viajan en los transportes quilomicrones van a irse “bajando” tanto en tu músculo como en el tejido adiposo (los michelines).

Estos vehículos donde se transportan colesterol y triglicéridos no pueden llevar muchos pasajeros, por lo que cuantos más triglicéridos tengas, tu cuerpo tendrá que crear más y más vehículos para transportarlos junto al colesterol. Esto significa que dos personas pueden obtener en sus analíticas de sangre la misma cantidad de LDL (el vehículo) pero distintos triglicéridos. Lo que importa para determinar el riesgo cardiovascular es la cantidad y, sobre todo, la calidad de las LDL. Los triglicéridos dan lugar a partículas muy densas que se podrían ir pegando en placas ateromatosas sobre las arterias, dando lugar a la enfermedad “aterosclerosis”.

Entonces, si estos triglicéridos son los culpables, ¿cómo los reduzco?

Disminuir la resistencia a la insulina, que afecta, no solo a los diabéticos, también a las personas con obesidad y sobrepeso, con una dieta equilibrada y ejercicio físico ayuda a producir las LDL más pequeñas y menos densas. No hay que olvidar reducir el consumo de azúcares refinados y de aceites parcialmente hidrogenados y, por otra parte, aumentar el consumo de alimentos que contengan OMEGA 3 en todas sus variedades (ARA, DHA, EPA).

Recuerda que una vida saludable, es una vida más plena.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.