Sobreentrenamiento. Consecuencias de pasar un límite Parte II

Para el diagnóstico  Meeusen et al (5) proponen una lista de verificación, como ayuda a médicos, entrenadores y atletas, para detectar y diagnosticar el SSE, a la vez que descartar otras posibles causas de bajo rendimiento:

Lista de verificación como ayuda al diagnóstico del SSE

Rendimiento – Fatiga

¿Padece el atleta?:

  • Bajo rendimiento inexplicable
  • Fatiga persistente
  • Sensación de realizar mayor esfuerzo en el entrenamiento
  • Trastornos del sueño

Criterios de exclusión

¿Existen enfermedades que puedan simular un SSE?

  • Anemia
  • Virus de Epstein Barr
  • Otras enfermedades infecciosas
  • Daño muscular
  • Enfermedad de Lyme
  • Enfermedades endocrinas (diabetes, tiroides, glándula suprarrenal)
  • Trastornos alimentarios
  • Anormalidades en algunos valores sanguíneos, tales como: (↑FR,↑PCR, creatinina, ferritina, ↑enzimas hepáticas)
  • Lesiones en el sistema musculoesquelético
  • Síntomas cardíacos
  • Asma del adulto
  • Alergias

¿Existen errores de entrenamiento?

  • Aumento del volumen de entrenamiento
  • Aumento significativo de la intensidad de entrenamiento
  • Monotonía en el entrenamiento
  • Exceso de competencias
  • En atletas de resistencia: disminución del rendimiento en el umbral anaeróbico
  • Exposición a factores de estrés ambiental (altitud, calor, frío, humedad)

Otros factores

  • Síntomas y signos psicológicos
  • Factores sociales (familia, relaciones, finanzas, trabajo, entrenador, equipo)
  • Viajes recientes con cambios importantes de latitud

Tests de ejercicio

  • Comparar con valores de referencia previos: rendimiento, FC, lactato, hormonas
  • Resultados en la prueba de esfuerzo máximo
  • Rendimiento en tests deportivos específicos
  • Pruebas de rendimiento múltiple
entrenamiento

Foto cortesía de Dan4th

A parte del cuestionario anterior también hay diferentes marcadores con más o menos peso que pueden tenerse en cuenta a la hora de diagnosticar el síndrome de sobreentrenamiento. A parte de los signos de la clínica que ya se han descrito y que son diferentes si se trata de un sobreentrenamiento simpático o parasimpático se pueden destacar otros parámetros (5)(6)(7)(8)(9)(10):

  • Glutamina: los niveles bajos de glutamina en plasma se han asociado a un entrenamiento excesivo, pero este hallazgo no es constante. La glutamina disminuye después de ejercicios prolongados, pero no después de ejercicios breves de gran intensidad, de traumas físicos y de quemaduras
  • CPK: cuando hay daño muscular se libera esta enzima y pasa al torrente sanguíneo, aumentando así sus valores. La CPK no es un marcador específico de sobreentrenamiento, pero es muy útil para determinar daño muscular reciente, inducido, por ejemplo, por una sobreexigencia temporal en el programa de entrenamiento.
  • Ferritina: las carencias relacionadas con el metabolismo del hierro cobran una especial relevancia, dado que dicho mineral  desempeña múltiples funciones en el organismo, dando lugar a efectos adversos tanto en el rendimiento como en la salud en situaciones de deficiencias de hierro.

Como aplicación práctica, también, incidir en que la suplementación con hierro debería hacerse en base a los niveles de ferritina y únicamente cuando los niveles caigan por debajo de los 30 mg/ml, por lo que una determinación analítica de este parámetro debería de ser la base para la toma de tal decisión siendo recomendable analizar este parámetro al menos una o dos veces al año.

Disminuciones de 1 – 2 gr Hg /litro disminuyen el rendimiento un 20%

  • Neuroendocrino: la relación testosterona/cortisol se ha considerado por mucho tiempo un marcador de sobreentrenamiento, porque el cortisol es una hormona catabólica y la testosterona es un esteroide anabólico. Se afirma que el sobreentrenamiento altera la dinámica normal en la producción y liberación de estas hormonas, con disminución de la testosterona y aumento del cortisol, ocasionando disminución en su relación. Pero esta relación disminuye en función de la intensidad y la duración del entrenamiento, y solamente indica el impacto actual del entrenamiento sobre el organismo, pero no es criterio de sobreentrenamiento.

En el síndrome de sobreentrenamiento hay una disminución de las hormonas del lóbulo anterior de la hipófisis (ACTH, GH, LH, FSH), en respuesta a estímulos estresantes. También se aprecian cambios a nivel del sistema nervioso vegetativo. Cuando el sobreentrenamiento ocurre a expensas de ejercicios muy intensos y corta duración (fuerza-velocidad-potencia), las manifestaciones son de carácter simpático. En cambio, cuando el sobreentrenamiento ocurre con ejercicios de resistencia (maratón-ciclismo), las manifestaciones son de carácter parasimpático.

  • Inmunológicos: Uno de los hallazgos más constantes en atletas sobreentrenados es la disminución del recuento de leucocitos, por lo tanto son más susceptibles de sufrir infecciones. El control periódico de las variables hematológicas podría ser de utilidad para el diagnóstico. También se ha reportado disminución de los monocitos, linfocitos T, inmunoglobulinas y citoquinas después de entrenamientos muy intensos.

Cuando se unen actividad física extenuante, déficit en el aporte de calorías en la dieta, pocas horas de sueño y estresantes psicológicos, se producen alteraciones en la respuesta inmunológica global.

A nivel psicológico es importante destacar la sub-escala de fatiga de POMS que pueden ser un indicador útil para reflejar el impacto de los períodos de sobreentrenamiento. Además pueden alterarse en estadios de fatiga previos al síndrome de sobreentrenamiento, lo que le confiere cierta capacidad predictiva en su uso como indicador de este síndrome (11)(12)

El diagnóstico del SSE es dificultoso, en gran parte porque no existen normas estandarizadas para su confirmación. Pero lo más preocupante, es que probablemente no se llegue a un consenso definitivo, porque sus formas clínicas son muy variadas, y pueden cambiar incluso, en un mismo sujeto, en dos momentos distintos de su vida deportiva.

Como en tantas otras situaciones en medicina, el mejor tratamiento es la prevención. En tal sentido se recomienda que tanto atleta como entrenador lleven un diario de entrenamiento con registro de (2)(13)(14):

  1. Control diario de variables fisiológicas (FC al despertar, peso corporal, hábito intestinal, sueño, apetito…).
  2. Registro de las cargas de entrenamiento (volumen, intensidad, recuperación, mediciones de rendimiento realizadas, lactato…).
  3. Registro de acontecimientos diarios (fatiga, dolor muscular, sensación corporal).
  4. Registro del estado de ánimo y disposición psicológica.
  5. Anotación si se presentan síntomas de malestar o enfermedad.
  6. Anotación de las evaluaciones médicas y resultados de laboratorio clínico.

Cuando se llega a la conclusión de que existe un estado de extralimitación o sobreentrenamiento, hay que tomar medidas inmediatas, tanto de carácter general, como medidas específicas. Las medidas de carácter general que debemos adoptar, dando por hecho que el primer paso es una adecuada valoración clínica por el especialista en medicina del deporte, o por el médico asignado para tal fin, son:

  1. Suspender todas actividades de entrenamiento y competencias por el tiempo que sea necesario.
  2. Cuidado especial con la alimentación, incorporando los complementos y suplementos proteicos, vitamínicos y minerales, que se consideren necesarios.
  3. Fisioterapia: baños termales, masajes, procedimientos con equipos especiales.
  4. Psicoterapia: La asistencia psicológica es primordial para la recuperación y la superación de la crisis. A veces es conveniente incorporar también a los familiares más cercanos que conviven con el atleta, e incluso al entrenador.
  5. Considerar el ingreso a una casa de descanso en ambiente tranquilo y natural.
  6. Incorporar rutinariamente actividades recreativas y de esparcimiento.

De acuerdo a las manifestaciones que presente el atleta, y de acuerdo a los resultados obtenidos en los diferentes exámenes y exploraciones médicas se adoptarán las medidas correspondientes, de carácter médico y farmacológico, de acuerdo al órgano(s) y/o sistema(s) afectados.

Deben implementarse controles rigurosos de variables médicas, fisiológicas y bioquímicas, con la frecuencia que el atleta requiera, llevando registro estricto de la evolución del paciente, y haciendo los ajustes correspondientes en el tratamiento, de ser necesario.

Discusión: aunque existen muchos datos sobre el síndrome de sobreentrenamiento hay muchos marcadores que se ven alterados por entrenamientos intensos y entonces estamos en estados de fatiga y agotamiento pero no sobreentrenamiento, por ello el diagnóstico en ciertas disciplinas deportivas o grupos poblacionales es más difícil de determinar (15)(16). Por esa razón otras técnicas y pruebas diagnósticas empiezan a ser utilizadas para posibles nuevos marcadores que determinen el síndrome de sobreentrenamiento como puede ser la gammagrafía miocárdica (17)

Conclusiones: son muchas las publicaciones existentes acerca del sobreentrenamiento y la primera conclusión que se obtiene de ellas es que el sobreentrenamiento o síndrome de sobreentrenamiento es una patología o fenómeno producido en la práctica deportiva y del que los conocimientos han ido evolucionando bastante durante los últimos años, pero que al mismo tiempo no llega a tener unos parámetros de diagnóstico completamente definidos.

Dentro de los parámetros bioquímicos el más aceptado es la relación testosterona/cortisol, y es un parámetro que se ha tenido en cuenta desde hace mucho tiempo y cada día se ha ido afianzando más.

Los aspectos psicológicos cada vez están siendo más estudiados y para un deporte “base” en el que los medios y el seguimiento por medio de pruebas de laboratorio es más reducido, es una línea de investigación que puede ser muy beneficiosa desarrollar.

Bibliografía

(1) ¿Qué es el síndrome de fatiga crónica? Dr. José Alegre Martin. Coordinador de la Unidad del SFC. Hospital Universitario Vall d´Hebrón de Barcelona

(2) Subiela D. J. V., Subiela H., J. D. El síndrome de sobreentrenamiento: criterios diagnósticos y conductas terapéuticas. VITAE Oct- Dic 2011, nº 48

(3) Amit Bandyopadhyay A., Ishita Bhattacharjee I. and Papadopoulou K. Sousana. Physiological Perspective of Endurance Overtraining – A Comprehensive Update. Al Ameen J Med Sci (2012)5(1):7-20

(4) Calderon Montero F.J. Fisiopatologia del sobreentrenamiento. IV Congreso Internacional Universitario de las ciencias de la salud y el deporte. 2010

(5) Meeusn, R., Duclos M. Gleeson M. Rietjens G., Steinacker J, Urhausen A. Prevention, diagnosis and treatment of the Overtraining Syndrome European Journal of Sport Science, March 2006; 6(1): 1 – 14

(6) Izabel Cristina Provenza de Miranda Rohlfs, Lourenço Sampaio de Mara, Walter Celso de Lima and Tales de Carvalho. Relationship of the overtraining syndrome with stress, fatigue, and serotonin. Rev Bras Med Esporte  Vol. 11, Nº 6 – Nov/Dez, 2005

(7) Suay F., Sanchís C. y Salvador A. Marcadores Hormonales del síndrome de sobreentrenamiento. Revista de psicología del deporte (1997) 11, 21-39

(8) Tohru Ishigaki, Katsuhiro Koyama, Junzo Tsujita, Nobuo Tanaka, Seiki Hori and Yoshitaka Oku Plasma Leptin. Levels of Elite Endurance Runners after Heavy Endurance Training. J Physiol Anthropol Appl Human Sci, 24: 573–578, 2005

(9) Dominguez Herrera R. Ferritina: Parámetro Fundamental en el Control Bioquímico del Deportista PubliCE Standard · 2013

(10) Ramo Alvarez J.J. Estado actual de la detección y diagnóstico del sobreentrenamiento . IV Congreso Internacional Universitario de las ciencias de la salud y el deporte, 2010

(11) Bonete Torralba E., Moya Ramón M. y Suay F. i Lerma La escala de fatiga de POMS y el cortisol en saliva como indicadores del impacto del entrenamiento deportivo.

(12) Suay F. Ricarte J., Salvador A. Indicadores psicológicos de sobreentrenamiento Y agotamiento. Revista de Psicología del Deporte 1998

(13) Libro actas IV Congreso internacional Universitario de las Ciencias de las Salud y el Deporte. Sanitas Madrid 2010.

(14) Kreher J., Schawrtz J. Overtraining Syndrome: a practical Guide. Sports Health 2012 vol 4 n.2 128-138

(15) Díaz Molina V., Díaz Martinez E., Belen Peinado A., Benito P.J., Claderón F.J. Sampedro J. Control Biológico del sobreentrenamiento en un mesociclo precompetitivo en triatletas de élite: Un estudio Piloto. Archivos de Medicina del Deporte Volumen XXVII, nº 135 2010: 31-40

(16) Castinel B., Adam P., Prat C. Mourlanette P. Lung abscess in a professional rugby player: an illustration of overtraining syndrome? Br J Sports Med 2007;41:696–698

(17) Camacho V, Estorch M, Serra-Grima R. Gammagrafía miocárdica con 123I-MIBG en el síndrome de sobreentrenamiento. Revista Española de cardiologia2006;59:748-9.

Pin It

Un pensamiento en “Sobreentrenamiento. Consecuencias de pasar un límite Parte II

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.