Nutrición y salud dental

Si tenemos en cuenta esa vieja frase llena de razón que reza “somos lo que comemos”, debemos comprender que, efectivamente, todos nuestros tejidos corporales necesitan un adecuado suministro de nutrientes para mantener su salud. Los tejidos dentales no escapan a esta situación y cualquier trastorno nutricional puede alterar su crecimiento, desarrollo, o color apropiados, así como su capacidad de resistir agresiones externas.

post-NutricionSaludDental

Ya en 2011, un artículo del Oral Sciences Department of Surgical and Oncological Disciplines de Palermo, insistía en que una dieta equilibrada se correlaciona con el estado de salud dental (enfermedad periodontal, piezas dentales, calidad y cantidad de saliva), pero también al contrario. El binomio Dieta-Salud dental se basa, por tanto,  en una relación bidireccional. La buena nutrición permite tener dientes sanos y fuertes, resistentes al ataque de bacterias; y, por otra parte, una dentadura en buen estado te permite masticar bien los alimentos, el primer paso de nuestra digestión.

Cada vez que usted ingiere alimentos o bebidas, éstos entran en contacto con las bacterias que residen en su boca, formando la llamada placa bacteriana. Se trata de una película pegajosa que se forma sobre los dientes. En ella, las bacterias se sirven de los azúcares y almidones contenidos en alimentos y bebidas para producir ciertos ácidos que pueden destruir la capa exterior de los dientes (esmalte). Estos ácidos dañinos pueden seguir atacando el esmalte durante 20 minutos o más después de comer. Si esta situación se repite con demasiada frecuencia, puede causar la rotura del esmalte, originándose así la caries.

Los principales agentes causantes de caries y enfermedad periodontal son:

1.- Bacterias

2.- Alto consumo de azúcares

3.- Mala higiene bucal

4.- Desnutrición

Como las bacterias no podemos controlarlas del todo, y la higiene bucal está en manos de cada uno de los que, como usted, están leyendo amablemente este artículo, vamos a centrarnos primero en el consumo excesivo de azúcares y luego abordaremos las carencias nutricionales que pueden afectar en casos de desnutrición.

Efectivamente, la caries dental suele aparecer cuando la persona tiene un alto consumo de azúcar en su dieta, pero antes de que corra a la cocina a tirar a la basura todo alimento que la contenga, debe saber algo más.

Numerosos estudios han demostrado que hay una correlación directa entre la hora en que se consume azúcar y la prevalencia o aparición de caries.

Dicho en pocas palabras, si el azúcar se consume sólo durante las comidas (aunque sea en grandes cantidades), tiene poco efecto en el aumento de la incidencia de la caries. Pero si la ingestión de azúcar se da entre comidas, esto sí conduce a un aumento notable en la aparición de caries. El tipo de azúcar también tiene un efecto directo. La lactosa, por ejemplo, produce menos acidez que otros azúcares, mientras el xilitol (un buen sustitutivo acalórico del azúcar común o sacarosa) puede producir una disminución del 85% en las caries en un período de dos años.

La malnutrición es otro factor condicionante, y no crean que es necesario estar desnutridos para estar malnutridos. En países desarrollados hay un porcentaje cada vez más elevado de carencias vitamínicas debidas a dietas monótonas o incompletas que muestran, por ejemplo, déficits continuados de vitaminas A y D, por citar algunas. La falta de alguna de estas dos vitaminas puede causar hipoplasia del esmalte y la atrofia de las glándulas salivales (especialmente dientes en etapa pre-eruptiva). La falta de vitamina C también afecta a las encías y el tejido blando que sujeta los dientes.

Otros factores nutricionales que pueden afectar a nuestros dientes, son los ácidos cítrico, fosfórico, tartárico, málico y carbónico, que se encuentran en los jugos de frutas industriales, vinagre y otras bebidas, y que pueden producir pérdida irreversible de tejido dental por erosión.

Dicho todo esto, si desea tener una buena salud dental, debe seguir estas recomendaciones:

  • Consuma alimentos como queso, nueces, palomitas de maíz o verduras. Estos alimentos forman una capa protectora para el esmalte de los dientes y ayudan a neutralizar los ácidos formados en la placa bacteriana.
  • Limite el consumo de alimentos ricos en azúcar, pegajosos o fibrosos, como pasas, miel, papas fritas y dulces, que permanecen más tiempo en los dientes y tienen más tiempo para causar caries.
  • Los caramelos, chicles y pastillas para la tos o el aliento, también permanecen mucho tiempo en la boca. Durante ese tiempo, los ácidos atacan el esmalte de los dientes. Elija siempre su versión “no azucarada”.
  • Evite en lo posible la ingestión exagerada de alcohol y té.
  • No consuma bebidas gaseosas fuera de las comidas. El ácido fosfórico que contienen es una de las principales amenazas para su salud bucal.
  • Aumente el consumo de frutas enteras, verduras y pescado.

No olvide que usted es lo que come, y que lo que come entra por su boca.

Ahora, a cuidarla.

Pin It

Un pensamiento en “Nutrición y salud dental

  1. Sin duda la nutricion es uno de los factores muy importantes a la hora de mantener una higiene bucal adecuada. Llevo un largo tiempo investigando sobre las muelas del juicio y puedo decir que, una mala alimentacion sumado a una muy mala higiene, son uno de los factores principales por los que la encia se puede infectar y puede traer graves problemas en la erupcion de la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.