Nuevos desafíos en la utilización de contenidos en soporte digital

La repercusión que ejerce el acceso digital a los contenidos está modificando el comportamiento de los profesores, estudiantes y, por supuesto, de los bibliotecarios, principales facilitadores de este nuevo formato. Sin olvidar aquellos que gestionan y planifican los presupuestos y aprueban su adquisición.

NuevosDesafiosUtilizacionContenidosSoporteDigital

Las ventajas de los contenidos digitales: alumnos y profesores

El libro electrónico permite recopilar un gran volumen de información, pero también da la posibilidad de clasificarla y agilizar el acceso a los datos deseados de un modo más rápido y sencillo. Por otra parte, los contenidos multimedia, como vídeos, esquemas o actividades interactivas, suponen un refuerzo para el aprendizaje que en el libro impreso resultan imposibles.
El docente puede hacer uso de los diferentes contenidos digitales, como radiografías, fotografías e imágenes, para su utilización en el aula,  haciendo más cómoda su labor y reforzando las explicaciones y presentaciones que utilizan a diario con los estudiantes.
A todo este nuevo portfolio de herramientas formativas se añade la posibilidad de trabajar en entornos participativos donde la comunicación entre alumnos y profesores amplía las posibilidades de aprendizaje.
Los estudiantes son posiblemente los primeros beneficiarios del acceso digital, ya que además de poder acceder de forma remota, se amplía el volumen y diversidad de contenidos. Por ejemplo, en los eBooks de Panamericana, los alumnos pueden incluir notas personales, marcar a color aquellos párrafos de mayor interés, así como utilizar un buscador que simplifica al máximo la identificación de contenidos concretos entre grandes volúmenes de información.

La importante labor de los bibliotecarios

Son los bibliotecarios y documentalistas quienes están realizando la gran aportación para la transformación educativa, ya que la complejidad de su trabajo no solo incluye la organización y adquisición, limitada en la mayoría de los casos por recortes presupuestarios, sino también por su esfuerzo en la formación de la correcta utilización a profesores y estudiantes.
Por otro lado, los bibliotecarios están asistiendo a una simplificación de su trabajo gracias a que estos nuevos formatos se gestionan de forma eficiente y rápida, y se integran en entornos masivos. Esto ofrece la posibilidad de consultar información muy concreta, gracias a las potentes herramientas de búsqueda y, además,  permite el acceso simultáneo, en algunos casos, a miles de estudiantes en paralelo.

Nuevos formatos, nuevos retos para la educación

En definitiva, los contenidos digitales están generando una creciente repercusión en la forma en la que estudiamos, leemos y compartimos información. Ahora el desafío recae en todos los partícipes de este cambio: autores, editores, bibliotecas y profesores. Estos últimos con la responsabilidad de reconstruir los procesos educativos aprovechando la riqueza de contenidos y nuevas funcionalidades del libro digital.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.