Importancia de la fisioterapia en los prolapsos viscerales

El tratamiento en la prevención de aparición de prolapsos o en el aumento de su tamaño se considera de gran importancia en el campo de la fisioterapia.
Existe la idea equivocada de que los ligamentos son las principales estructuras que evitan el prolapso de los órganos, y por lo tanto si se dañan se debe recurrir a la cirugía. Esto es verdad en parte; para los prolapsos de grado III y IV así como algunos de grado II si. Pero en los Grados I y II existe otro tipo de tratamiento como la fisioterapia. El objetivo principal de esta se centrará en el entrenamiento de los músculos del suelo pélvico (MSP).

La literaturadefiende que los MSPjunto con la pared abdominal y el diafragma, se contraen y se estiran ante los aumentos de presión intraabdominal. Esta evita el descenso de las vísceras y el daño sobre las estructuras de sostén (Fascia endopélvica y ligamentos).En la siguiente imagen (Imagen 1) podemos ver el contenido pélvico (Barco) y los ligamentos que lo sujetan (Cables). En el barco de la izquierda hay un correcto funcionamiento de los MSP (Agua) por lo que las estructuras de sostén no van a verse en tensión, en cambio en el de la derecha cualquier aumento de presión va a traducirse directamente en daño a estas estructuras.

imagen1

Imagen 1. Representación del funcionamiento del suelo pélvico.

Por ello se plantean distintos métodos dentro del tratamiento de Fisioterapia para el reentrenamiento de la MSP:

• Entrenamiento de la musculatura del suelo pélvico: Donde el fisioterapeuta busca mejorar la fuerza, tono, resistencia, velocidad de contracción y el automatismo perineal a la contracción abdominal.
o Ejercicios de Kegel.
o Entrenamiento de técnicas compensatorias: EL paciente aprende a utilizar de forma voluntaria losMSPante una maniobra hiperpresiva repentina (estornudar, coger peso, toser…). La técnica más utilizada es el bloqueo perineal al esfuerzo o BPE que consiste en realizar una “pre-contracción” de los MSP ante la maniobra hiperpresiva.
o Gimnasia abdominal hipopresiva: El fin de estos ejercicios es mantener la diferencia de presión entre las cavidades torácica, abdominal y pélvica. Son ejercicios muy complejos que requieren un gran control por parte del paciente. Para comprobar la correcta realización se deben observar tres signos: abertura del arco costal, movilización del ombligo hacia dentro y hendidura en las fosas claviculares.

imagen2

Imagen 2: abertura del arco costal y hundimiento abdominal y Hendidura en las fosas claviculares.

• Técnicas de BiofeedbackSe colocan sensores en los MSP y en la musculatura superficial. Cada grupo muscular al contraerse emitirá una señal que se transformará en sonidos o imágenes, de este modo se instruye al paciente a contraer específicamente los MSP evitando contracciones de musculatura parasita.
• Método Abdo MG. Consiste en asociar la respiración con la contracción de los MSP mediante sensaciones propioceptivas que transmiten los electrodos colocados sobre la musculatura abdominal y un sensor que detecta la espiración.
• Técnicas de electroestimulaciónSólo está indicada cuando los MSP están muy debilitados (Danniels = 3/5). Sirve, junto con el biofeedback, para que el paciente localice los músculos a ejercitar así como para que evite al realizar los ejercicios las contracciones parásitas de la musculatura superficial.
• Neuromodulación: Mediante la estimulación del nervio tibial posterior se busca una estimulación retrógrada de las raíces del plexo sacro (S2-S4), donde se localizan los segmentos espinales que inervan los MSP y la vejiga (Imagen 3).

 

imagen3

Imagen 3: Representación de la estimulación en el nervio tibial posterior.

• Eduacación terapéutica: se explica al paciente que es el suelo pélvico y como funciona. Además de dar consejos como: evitar aumentos de presión intraabdominal como la Valsalva o maniobras hiperpresivas durante el estreñimiento.

Bibliografía

1. Meldaña Sánchez A, Hermida Guitierrez J, Sánchez Chapado M. Fisioterapia en la incontinencia y prolapsos urogenitales. ATLAS Incontinencia Urin y Suelo Pélvico. 2006; 343–64.
2. Rodriguez Moreno M., García Montes I, Romero Garrido M., Pozuelo Calvo R. Enfoques actuales en la rehabilitación del suelo pélvico. Medicina Física y Rehabilitación. H.U. Virgen de Las Nieves de Granada; p. 1–10.
3. Valancogne G, Caufrietz M, De Gasquet B, Guillarme L, Dumont P. Rééducation pereneologique et pressions dans l´enceinte manométrique abdomino-perinéale (communicación). Lyon: abstracts Congrés de la SIFUD; 2001.

Agradecimientos

Agradecer a Ignacio Armas Martín, estudiante de 4º curso del Grado de Fisioterapia del Centro Universitario Superior La Salle (Adscrito a la Universidad Autónoma de Madrid) por la colaboración en la realización de este texto.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.