Esguince de tobillo y reglas de Ottawa

El esguince de tobillo es una de las lesiones del aparato musculoesquelético más comunes. Sólo en el ámbito deportivo llega a tener una incidencia de 1 cada 1000 personas/día.(1)
post-EsguinceTobillo
Es por tanto una lesión que todo buen profesional de la salud debe conocer y saber manejar.
Una de las claves para poder tratar de manera adecuada es el diagnóstico, ya que aunque el tratamiento es muy similar, hay ligeras variaciones según qué ligamento se haya lesionado.
El esguince de tobillo más habitual es el del ligamento lateral externo (dividido en peroneoastragalino anterior, ligamento peroneocalcáneo y ligamento peroneoastragalino posterior).
imagen1
Por otro lado tenemos el ligamento lateral interno o deltoideo (dividido en varios fascículos en  planos superficial y profundo), cuya lesión es menos común pero nada desdeñable.
imagen2
El problema que plantean los esguinces de tobillo es que, aparte del esguince en sí, puede haber también lesiones asociadas que pueden dificultar su tratamiento, y de las más importantes de estas son las fracturas.
Las fracturas asociadas a menudo son difíciles de distinguir ya que se pueden confundir con el dolor que produce el esguince en sí, por lo que a menudo el diagnóstico de esguince de tobillo suele ir acompañado de una radiografía que descarte la fractura. Pero ¿qué podemos hacer si no tenemos acceso a esta prueba?
Una de las formas de disminuir la necesidad de realizar esta prueba son las reglas de Ottawa, descritas por primera vez en 1992 por Stiell y cols.(2). Estas reglas permitieron reducir el número de radiografías en torno a un 30-40% (3). Además tienen una alta sensibilidad (96,8%) lo que implica que hay menos de un 4% de fracturas que pueden ser pasadas por alto.(4)
Las reglas de Ottawa son sencillas y fáciles de recordar y con usarlas nos ahorraremos sustos. Como mejor se aprenden y utilizan es mediante imágenes como esta:(5)
imagen3
La parte negativa de estas reglas es que aunque tienen muy buena sensibilidad, su especificidad es de solo un 45,8% (4)
Para mejorar la especificidad de esta regla de decisión se puede usar la prueba del diapasón (tuning fork test), que consiste en producir mediante un diapasón una vibración en distintas zonas óseas para ver si el paciente tiene dolor y por tanto hay fractura.   De nuevo esta prueba tiene sus limitaciones, pero reduce la necesidad de realizar radiografías.(6)
Combinando las reglas de Ottawa con la prueba del diapasón sigue siendo posible que se pase por alto alguna fractura, pero disminuyen las posibilidades de que esto ocurra.(6)

Referencias

  • 1. Anandacoomarasamy A, Barnsley L. Long term outcomes of inversion ankle injuries. Br J Sports Med. 2005 Mar;39(3):e14; discussion e14.
  • 2. Stiell IG, Greenberg GH, McKnight RD, Nair RC, McDowell I, Worthington JR. A study to develop clinical decision rules for the use of radiography in acute ankle injuries. Ann Emerg Med. 1992 Apr;21(4):384–90.
  • 3. Bachmann LM, Kolb E, Koller MT, Steurer J, ter Riet G. Accuracy of Ottawa ankle rules to exclude fractures of the ankle and mid-foot: systematic review. BMJ. 2003 Feb 22;326(7386):417.
  • 4. Wang X, Chang S, Yu G, Rao Z. Clinical value of the Ottawa ankle rules for diagnosis of fractures in acute ankle injuries. PLoS One. 2013 Jan;8(4):e63228.
  • 5. Garcés P, Gurucharri S, Ibiricu C, Izuel ME, Mozo J., Buil P, et al. Reglas del tobillo de Ottawa: análisis de su validez como reglas de decisión clínica en la indicación de radiografías en los traumatismos de tobillo y/o medio pie. Atención Primaria. 2001;28(2):119–35.
  • 6. Dissmann PD, Han KH. The tuning fork test–a useful tool for improving specificity in “Ottawa positive” patients after ankle inversion injury. Emerg Med J. 2006 Oct;23(10):788–90.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.