Eficacia de las técnicas quirúrgicas para la Onicocriptosis

Introducción

La patología del aparato ungueal constituye una de las afecciones más frecuentes del pie y es un motivo de consulta habitual en la práctica clínica diaria del podólogo.1 La onicocriptosis es una patología del aparato ungueal en la que la lámina lesiona el rodete periungueal por el continuo traumatismo que provoca su crecimiento.2

Es una afección muy frecuente, que afecta a cualquier edad, pero con una  mayor prevalencia incidencia en el primer dedo de los adolescentes y adultos jóvenes.3 La onicocriptosis cursa con dolor e inflamación de los pliegues laterales de la uña, ocasionando a veces un cuadro infeccioso.4

podologia

 

Existen numerosos tratamientos, en algunas ocasiones el tratamiento conservador es útil para tratar éste tipo de patología,5 pero en la gran mayoría de los casos, generalmente por detección tardía de la alteración o recidiva de la misma, el tratamiento de elección suele ser quirúrgico.

Las técnicas quirúrgicas que actualmente se emplean para este tipo de patologías suelen ser muy sencillas, poco agresivas y con un grado de efectividad muy alto, quedando muy lejos aquellas técnicas quirúrgicas radicales que hasta hace relativamente poco se practicaban, como la onicoexéresis “extracción completa de la placa ungueal”.

La cirugía ungueal tiene como objetivo la corrección de las deformidades estructurales de la uña, restableciendo su morfología y fisiología normal, disminuyendo o eliminando los procesos dolorosos y por tanto recuperando la funcionalidad completa del aparato ungueal. Debe asegurar un óptimo resultado estético una rápida incorporación a la vida normal y un bajo índice de recurrencia e infecciones para así obtener una completa satisfacción del paciente.2

Sin embargo, el criterio de elección de cada técnica se basa en ocasiones en la preferencia del profesional más que en criterios puramente clínicos y no existen estudios amplios con diversas técnicas que concluyan cual es la más adecuada en cada caso.6 Por ello, el objetivo principal  éste estudio fue determinar el nivel de eficacia (mediantes el estudio de la tasa de recidiva) de las principales técnicas utilizadas (Suppan, Fenol-NaOH, Reconstrucción estética y Winograd).

Material y método

Se llevó a cabo una búsqueda bibliográfica (Medline, Pubmed, Sciendirect, Google Académico, Dialnet) para evaluar qué técnica quirúrgica para el tratamiento de la onicocriptosis fue la más utilizada en los últimos 7 años, así como la que menor tasa de recidiva y/o recurrencia presentó. Las palabras clave utilizadas fueron “cirugía ungueal”, “ingrown toenail”, “surgical treatment” “onychocryptosis”, “recurrence”, “chemical matriceptomy”, “ingrown toenail and phenol”, “wedge resection” “. La selección tuvo como resultado 13 artículos en los que se evaluaron las matricectomías químicas, las técnicas de resección en cuña y la técnica de Suppan.

Resultados

Los pacientes intervenidos en los 13 estudios seleccionados, se han sumado para obtener la muestra, que se compone de 1533 pacientes de los cuales 772 son sometidos a matricectomia química, 666 a resección en cuña y 95 técnica de Suppan, el total de uñas intervenidas son 1.952. En la ilustración 1 se muestra el porcentaje de pacientes por técnica empleada.

diagrama tecnicas empleadas

 

Técnicas quirúrgicas más empleadas

Las técnicas más empleadas (ilustración 1) corresponden a las matricectomia químicas con un total del 50. 35 % de los casos, probablemente porque según la literatura la matriceptomía química es una técnica sencilla ya que no requiere un instrumental muy complejo, es versátil y presenta gran efectividad ya que tiene unos índices de recurrencia muy bajos 7.

Dentro de las matriceptomías químicas el uso de Fenol presenta mayor tasa de éxito respecto al Hidróxido Sódico, así lo demuestra Bostanci8 en un estudio publicado en 2007, en el que la tasa de éxito de la matriceptomía química con NaOH es de 95,1%, mientras que la tasa de éxito de fenol es de 95,8%.; Sin embargo, el NaOH proporciona una recuperación más rápida, su periodo de cicatrización se sitúa en unos 10,8 días mientras que el fenol cicatriza en unos 18 días. Pérez Rey9 explica esto se debe a que el NaOH, causa una quemadura alcalina con necrosis de licuefacción a diferencia del fenol que causa una quemadura coagulativa. Además, añade que el NaOH puede ser completamente neutralizado mediante el uso de ácido acético mientras que el alcohol únicamente diluye al fenol, no lo neutraliza.

Recurrencia y/o recidiva

Se entiende por recidiva cuando vuelve a aparecer toda o parte de la porción de lámina ungueal eliminada anteriormente mediante la cirugía, independientemente que vuelva a encarnarse o no. La técnica que más recurrencia presenta es la técnica de Suppan con un 8,42% de los casos, seguida de las de resección en cuña con un 6,15%, quedando así,  la matriceptomía química como la técnica más eficaz (Tabla 1).

recidivas posquirurgicas

Pérez Rey9 realiza una comparación de la matriceptomía química con NaOH con las técnicas de resección en cuña, obtuvo como resultado que los pacientes tratados con NaOH, tienen menos tasa de recurrencia que a los que se le realiza la matricectomía mecánica, el tiempo de alta es menor, sin embargo tienen más visitas postoperatorias, los autores sugieren que esto puede ser debido a la exudación de la herida después del tratamiento químico.

Conclusiones

  1. Las técnicas quirúrgicas más empleadas para el tratamiento de la onicocriptosis son las matricectomías químicas, principalmente las que emplean el fenol como agente caustico.
  1. La tasa de recurrencia de las técnicas quirúrgicas de la onicocriptosis se sitúa en torno al 4,17%, aunque en las matricectomías químicas es sólo de un 2,10% por lo que concluimos éstas son más efectivas.

Bibliografía

  1. Mosquera Fernández A; Bouza Vivero C; LlunchFruns J; Albiol Castillo M; Tizón Bouza E; Vale Carrodeguas M. Abordaje Conservador de la Onicocriptosis Leve. Enfermería Dermatológica.2010:11(41-44)
  2. Martinez Nova A. Podología: Atlas de cirugía ungueal. Madrid. Ed. Panamericana. 2006
  3. Zavala Aguilar K, Gutierrez Pineda F, Bozalongo de Aragón E. Management of onychocryptosis in primary care: A clinical case.Semergen.2013: 39(6):38-40
  4. Oltra E, González C, Mendiolagoitia L, Sánchez P. Suturas y Cirugía Menor para Profesionales de enfermería. Madrid. Ed Panamericana 2007
  5. Hidalgo Ruiz S. Tratamiento conservador de la patologia ungueal. En: Martínez Nova A. Podología: Atlas de cirugía ungueal. Madrid. Panamericana. 2006
  6. Pandhi D, Verma P. Nail avulsión: indications and methods (surgical nail avulsión). Indian J Dermatol Venereol Leprol 2012; 78(3): 299-308.
  7. Richert B. Surgical management of ingrown toenails- an update overdue. DermatolTher. 2012; 25 (6): 498-509
  8. Bostanci S, Kocygit P, Gurgey E. Comparison of phenol and sodium hydroxide chemical matriceptomies for the treatment of ingrowing toenails. DermatolSurg 2007 Jun; 33(6) 680-5
  9. Pérez-Rey J, Mediavilla-Saldaña L, Martínez-Nova A. Exploring postoperative outcomes for ingrown toenails. NaOH vs wedge resection techniques. Dermatol Surg. 2014; 40(3): 281-7

 

Autor: Dr. Alfonso Martínez Nova

Co-autora: Cristina Espada Vega

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.