Doping y ejercicio

1. INTRODUCCIÓN

Los deportistas pueden o no estar de acuerdo con lo que se denomina “espíritu deportivo”. Por otra parte, las autoridades mundiales promueven el denominado “deporte limpio”. El código mundial anti-doping tiene como uno de sus objetivos: “proteger el derecho fundamental del deportista” a participar en el deporte “libre de doping” y como consecuencia promover la salud, la justicia y la igualdad. Objetivo muy loable, pero que choca frontalmente con el deporte denominado de competición. Para ilustrar la contradicción entre salud del deportista y competición en el siguiente epígrafe se verán  dos ejemplos muy ilustrativos de la relación deporte limpio-deporte competición, como son: 1) la evolución del rendimiento deportivo en dos disciplinas atléticas: 100 m lisos y maratón y 2) el ciclismo.

¿Qué dice la ciencia al respecto?. Por no aburrir al lector, veamos cómo se trata este tema en un texto de fisiología del esfuerzo (Fisiología del esfuerzo y del deporte. Jack H. Wilmore y David L. costill. Editorial Paidotribo. 6ª edición 2010). A mi juicio, el tratamiento trasluce un tanto de hipocresía por las siguientes razones:

  1. En el capítulo que aborda este tema se titula “Ayudas ergogénicas y rendimiento” (capítulo 15), en vez de ser honestos y denominarlo “doping y rendimiento”. El límite entre ayuda ergogénica y sustancia dopante no es una línea clara y diáfana que determine que quien la sobrepasa está incurriendo en delito y quien la “pisa”, eso si sin pasarse como en el precio justo, está en la legalidad.
  2. Cuando se analiza el contenido se comprueba, por supuesto, cómo todos los argumentos van dirigidos en la dirección del deporte limpio ¿?

Además, señalar cómo la ciencia puede cometer errores en relación a la hora de determinar los efectos de una determinada sustancia. Ha habido investigaciones relacionadas con los efectos positivos sobre el rendimiento de la ingestión de cafeína. Los resultados determinaron que hasta el 2004 la World Anti-Doping Agency (WADA) la mantuvieron como sustancia prohibida. ¿Por qué a partir de ese año la WADA retiro de la lista la cafeína?, ¿Acaso las investigaciones eran deficientes y no demostraban nada?, ¿había interés de la industria del café y de los refrescos?. Lo que hicieron fue incluirla en el listado denominado “monitoring program”. Es decir, se mide pero no se informa. Para ilustrar la aportación de la ciencia en el segundo epígrafe (“aportación de la ciencia a aclarar el doping”), me voy a referir fundamentalmente a dos “ayudas ergogénicas”: 1) esteroides anabolizantes y 2) doping sanguíneo.

doping y ejercicio

Imagen de Fotolia

2. CONTRADICCIÓN “DEPORTE LIMPIO-DEPORTE COMPETICIÓN”

                Para que el efecto de los entrenamientos se transfiera a resultados es necesario recuperarse para estar en disposición de la siguiente “paliza”. Ahí está el quid de la cuestión: en la recuperación. ¿Cómo lograr recuperarse de las duras sesiones de entrenamiento?. Los que toman la posición del “deporte sucio” opinan que necesitan algo másque“comer bocadillos y “exprimir naranjas en grageas”.         

Cualquiera que haya entrenado sabrá lo difícil que es mantener su ritmo particular cada kilómetro durante 42 km. Cualquiera habrá experimentado que es la velocidad cuanto quiere coger el autobús que se le escapa y, probablemente, haya hecho un esprín inferior a 20 m. Bajo mi punto de vista los registros deportivos mostrados son un ejemplo de contradicción entre  deporte limpio y deporte competición.

maraton velocidad

Evolución de los registros deportivos en 100 lisos y maratón. A la izquierda algunos registros en la maratón. Figura realizada a partir de los datos aportados en la página www.runingconsulting.com. A la derecha registros mundiales de los 100 m lisos. Figura realizada a partir de los datos aportados el periódico El país 15/06/2005 y completado con el registro realizado en los campeonatos mundiales de atletismo de 2009 celebrados en Berlín

El ciclismo. El diseño de las carreras por etapas es muy elocuente. El protagonismo es para las etapas que “machacan” (montaña), pero que son más espectaculares y atractivas para el público. El ejemplo de lo que supone este deporte lo tenemos recientemente. Lance Armstrong 7 veces vencedor del tour de Francia ha sido sancionado, entre otras cuestiones, a la perdida de lo que ha ganado en la carretera. Es igual, sigue siendo el vencedor de 7 tour de Francia. Antes era un portento físico, según comentarios de personas autorizadas (léase la noticia aparecida en el País el 26 de Julio 2004), aunque se silenciaba que este ciclista tomaba  “ayudas ergogénicas”. Armstrong ha pasado de potente-deportista a villano-tramposo.

3. APORTACIÓN DE LA CIENCIA EN INTENTAR  ACLARAR EL DOPING

A lo largo de la historia de la humanidad siempre se ha tratado de mejorar el rendimiento. Por otra parte, ya de por sí la Ciencia tiene dificultades en demostrar acciones relevantes de los medicamentos, más aun en el caso que nos ocupa. De forma sintética, la respuesta científica clara y contundente sobre una determinada sustancia puede tropezar con las siguientes dificultades, que de no tenerse en cuenta, cuanto menos cuestionan los resultados:

  1. Las diferencias entre los efectos de una determinada sustancia sobre el rendimiento deportivo se cifran, por ejemplo, en segundos  o fracciones (véase figura 1) y milímetros.
  2. Las diferencias entre los efectos de una determinada sustancia dependen de la precisión de los instrumentos de medida
  3. Los resultados de un estudio dependen de la metodología empleada.
  4. Aunque en un laboratorio el control de las condiciones, por ejemplo ambientales, se puede controlar fácilmente, la realidad es que trasladar los resultados a la competición real es complejo
  5. Cuestiones éticas. Es muy llamativo el hecho de que algunas investigaciones pasen los comités éticos. En la Declaración de Helsinki se indica :“La investigación médica en seres humanos sólo debe realizarse cuando la importancia de su objetivo es mayor que el riesgo inherente y los costos para la persona que participa en la investigación”.

Las ayudas ergogénicas-doping se pueden clasificar de muchas maneras (Jack H. Wilmore y David L. costill. Editorial Paidotribo. 6ª edición 2010) o el capítulo 42 del libro Fisiología del ejercicio (López Chicharro, José . Editorial Médica Panamericana 3ª edición). En éste último se ha cuidado no entrar “de lleno” en el tema y simplemente se hace referencia a lo que se considera (¿?) ayuda ergogénica. Sin embargo, en el primero se aborda con valentía, eso si con un título hipócrita, la investigación en el doping.  A título de ejemplo, simplemente veamos dos apartados de forma general: 1) estudios sobre los esteroides anabolizantes y 2) estudios sobre el denominado “doping sanguíneo”.  Es decir, doping para el desarrollo de la fuerza y doping para el desarrollo de la resistencia.
1) Visión general sobre lo que se menciona sobre esteroides anabolizantes.

Los tres artículos que se referencian en este apartado son suficientemente elocuentes respecto a la relación ciencia/doping:

1.       Effects of methandienone on the performance and body composition of men undergoing athletic training. GR Hervey, AV Knibbs, L Burkinshaw, DB Morgan… – Clinical Science, 1981
2.       The effect of anabolic steroids on lean body mass: the dose response curve
GB Forbes – Metabolism, 1985
3.       The effects of supraphysiologic doses of testosterone on muscle size and strength in normal men S Bhasin, TW Storer, N Berman… – … England Journal of …, 1996

De forma resumida y sin tecnicismos, este conjunto de artículos viene a decir lo siguiente:

1º) los esteroides anabolizantes aumentan la “cantidad de músculo” y por consiguiente la “fuerza2

2º) las dosis esteroides anabolizantes que hay que suministrar para conseguir aumentar la “cantidad de músculo” deben de ser muy elevadas.

3º) El ejercicio ayuda a que los efectos de los anabolizantes sean más manifiestos

4º) el hecho sólo de hacer ejercicio determina un aumento de la fuerza

Parece deducirse de los resultados que si se quiere participar en deporte-limpio pues basta con hacer ejercicio y conformarse con realizar los 100 m lisos alrededor de los 10,5 segundos, velocidad ya de por sí respetable. Pero si se desea reconocimiento de todo tipo en el deporte-competición hay que  llevar medidas suplementarias, por supuesto ergogénicas. Sin embargo, no se han hecho estudios sobre los efectos de los esteroides en la recuperación.

2) Visión general sobre los efectos del doping sanguíneo.

De la misma manera que para los esteroides anabolizantes, los tres artículos que sostienen los efectos del “doping sanguíneo” son también muy significativos.

  1. Response to exercise after blood loss and reinfusion.B Ekblom, AN Goldbarg… – Journal of Applied …, 1972
  2. Effect of induced erythrocythemia on aerobic work capacity FJ Buick, N Gledhill, AB Froese… – Journal of Applied …, 1980
  3. The influence of altered blood volume and oxygen transport capacity on aerobic performance. N Gledhill – Exercise and sport sciences reviews, 1985.

El aporte de oxígeno a los tejidos es el resultado de la función coordinada de:

  1. El aparato respiratorio que capta el oxígeno de la atmósfera y lo introduce en el cuerpo
  2. La sangre, concretamente la hemoglobina de los glóbulos rojos, que transporta el oxígeno que ha pasado el aparato respiratorio
  3. El sistema cardiovascular que como consecuencia de bombear y distribuir la sangre, bombea y distribuye el oxígeno

Estos ingeniosos investigadores (Ekblom y cols) pensaron que la extracción de un determinado volumen de sangre y su posterior introducción en el cuerpo aumentaría el oxígeno transportado. A partir de este “inocente razonamiento” (1972), se han diseñado diversas formas de intentar aumentar el oxígeno transportado:

  1. Intentar que el aire captado sea pobre en oxígeno: en altura (hipoxia) o respirando aire empobrecido de oxígeno (hipoxia intermitente)
  2. Aumentar la producción mediante la eritropoyetina (EPO) que estimula la médula ósea dónde se producen los glóbulos rojos.

El resultado es la lucha de las autoridades deportivas de detectar cualquier medida “no natural” por conseguir aumentar la capacidad de transporte del oxígeno y los esfuerzos de los deportistas y personas aledañas por intentar con cualquier tipo de medidas, sean “limpias o sucias”. Por ejemplo, hasta hace relativamente poco tiempo la denominación de doping estaba restringida a la “entrada” de sustancias prohibidas en el cuerpo. En la actualidad se ha ampliado a los métodos. Esta ampliación ha sido derivada precisamente del doping sanguíneo. El que así lo hacía antes no podía ser sancionado, pero ahora sí.
RESUMEN. Existe una contradicción entre deporte-competición y medios para conseguir un mejor rendimiento. La alta exigencia deportiva con cada vez registros más ajustados determina la necesidad de ayudar al organismo a recuperarse . El aceptar o no como suficientes medidas tales como suplementos vitamínicos, baños de agua, saunas, etc, es una cuestión individual. La ciencia en este aspecto debería ser “valiente” y acometer estudios sobre la recuperación de los deportistas y no dedicarse sólo a ver los efectos positivos o negativos de una determinada ayuda ergogénica-doping. Cuando uno lee en los prospectos de medicina los efectos secundarios de un determinado medicamente se le ponen a uno los “pelos de punta”.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.