Dermapixel, la piel de Internet

Durante este año, en el blog de Panamericana, queremos acercarnos a los más destacados blogueros de ciencias de la salud. Para estrenarnos hemos elegido a una veterana: Rosa Taberner Ferrer. Además de trabajar como dermatóloga en el Servicio de Dermatología del Hospital Son Llàtzer (Palma de Mallorca), dedica todas las semanas tiempo a Dermapixel, un blog de la especialidad dirigido a otros profesionales y estudiantes de medicina.

Hace pocos días Dermapixel celebraba dos buenas noticias: cumplía 5 años divulgando ciencia y, además, le concedían el premio Ramón Llull 2016, un galardón que concede el Govern de les Illes Balears y que tiene por objeto honrar y distinguir las personas o colectivos que han destacado en las Islas Baleares en diferentes ámbitos. ¡Enhorabuena!

foto-RosaTaberner

Rosa, ¿por qué te lanzaste a abrir un blog sobre dermatología dirigido a otros profesionales?

La idea iniciar de Dermapixel fue el de utilizarlo como una herramienta para evaluar a los residentes de otras especialidades que rotaban en nuestro servicio. Pensaba que ponerles un caso semanal que tuvieran que resolver sería algo motivador, y puestos a hacer el trabajo, pensé que podría hacerse en abierto para que otros profesionales interesados en la dermatología lo pudieran aprovechar.

Dermapixel está planteado a través de casos clínicos ¿por qué elegiste este formato?

Intentar explicar la dermatología tal y como viene en los libros no aporta demasiado y cualquiera puede hacerlo. Lo que de verdad es difícil para la mayoría es tener el paciente delante y saber evaluarlo correctamente. Los casos clínicos son nuestro día a día y lo que más se parece a la realidad. Son casos cotidianos que pueden aparecer en la consulta en cualquier momento, así que los médicos de primaria y los pediatras que atienden pacientes se sienten bastante identificados con este tipo de situaciones.

¿Cuál crees que es la importancia de los blogs especializados en ciencias de la salud?

Los blogs de salud escritos por profesionales de la salud cumplen la importante misión de inundar la red de contenidos médicos rigurosos y fiables, para contrarrestar de alguna manera otros contenidos sin rigor científico que pueden llevar al engaño de los pacientes que buscan información sobre su patología.

¿Crees que es fundamental que proliferen este tipo de blogs especializados?

Ignoro si es necesario que haya muchos, pero sí, tienen que existir y alguien tiene que hacerlo. Si nuestras instituciones y academias profesionales no tienen esa iniciativa, entonces los médicos de “a pie” tendremos que hacer algo.

¿Cómo funciona tu día a día con el blog? ¿Cuánto trabajo inviertes?

Al principio era un poco más aleatorio, cualquier tema que sacara era nuevo. Con el tiempo he aprendido a organizarme, planifico con uno o dos meses de antelación los casos, intentando poner cada mes un caso pediátrico y al menos otro de tipo divulgativo, más orientado y entendible por el público en general. La principal limitación es que, al ser casos reales, he de disponer de las imágenes adecuadas, habitualmente con permiso explícito de los pacientes, y por supuesto descontextualizando la información clínica y la situación, así como el nombre que siempre es inventado. Más recientemente y seguramente debido en parte al elevado número de visitas, cada vez me es más sencillo encontrar otros colaboradores que me prestan sus casos o incluso se animan (como expertos que son) a escribir para Dermapixel. Creo que enriquece aún más el contenido.

¿Cuáles son tus artículos más exitosos?

El artículo que acumula más visitas desde el inicio es el que trata sobre el tratamiento con isotretinoína para el acné. Por algún extraño motivo, el segundo en visitas es el post en el que hablo sobre quistes tricolémicos (unos quistes que suelen salir en la cabeza), y el tercero el que trata de moluscos en niños.

¿Te llegan consultas de pacientes a través del blog? ¿Alguna historia curiosa en este sentido?

Cada día llegan consultas que, lamentablemente, no puedo resolver por este medio (y no todo el mundo es demasiado comprensivo en este sentido). Luego hay personas que quieren aportar su “granito de arena” con remedios de dudosa eficacia que quieren compartir con los demás. La mayoría son barbaridades que no puedo publicar por el riesgo de que a alguien se le ocurra llevarlo a cabo. En una ocasión sí que publiqué un caso desde un país sudamericano bastante curioso a petición del paciente, pero eso no es lo habitual.

¿Qué has aprendido en este tiempo con tu blog?

He aprendido que intentar enseñar lo que tú sabes es la mejor manera para aprender y repasar conocimientos que de otra manera quedarían en el fondo de tu cerebro. Y he aprendido que los pacientes buscan información y que no se conforman con explicaciones simples. Quieren saber. Y están en su derecho.

A nivel personal, ¿qué te reporta gestionar Dermapixel?

Me reporta dedicarle muchas horas a recopilar artículos, seleccionar los casos, escribir, e incluso escoger el vídeo del final, que también es importante. Pero las muestras de agradecimiento que recibo a través de los comentarios del blog y de las redes sociales son tantas que animan a seguir adelante.

Algún consejo a algún otro médico que se plantee abrir un blog…

Si te planteas escribir un blog, hazlo. No te lo pienses demasiado, simplemente hazlo. Pero primero, define objetivos (a quién va dirigido, formato) y establece una periodicidad. La constancia es uno de los factores más importantes. Más vale un artículo cada 15 días que escribir 4 en un mes y luego estar 3 meses sin escribir nada. Y si vas a utilizar casos clínicos, respeta la privacidad de los pacientes siempre.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.