Deglución atípica en personas adultas

deglución atípica en personas adultas 1

Imagen de MorgueFile

Decidí escribir este artículo por la aparición de varios casos en mi consulta privada de personas, mayormente adolescentes (16-19 años), que vinieron refiriendo esta dificultad. Lo curioso es que la deglución atípica suele darse normalmente en niños pequeños, mejor dicho, suele detectarse antes en niños, por tanto la mayor parte de casos descritos son infantiles y los tratamientos acompañan a esta condición. Esto no quiere decir que no se hayan dado casos de personas adultas con deglución atípica y no haya técnicas y materiales para ellos, por supuesto que las hay. Yo contaré mi experiencia y mis sensaciones con respecto a ella.

Pero primero expliquemos qué es la “Deglución Atípica”, para acercarnos al significado de este término, primero hay que saber que esta patología se encuentra dentro del campo de la Terapia Orofacial y Miofuncional y para hacernos una mejor idea, a continuación se explicará cómo es la deglución normal, la cual, como la mayoría de los mecanismos de nuestro cuerpo conlleva unas fases:

  1. En la etapa preparatoria oral, el alimento es masticado y mezclado con saliva para formar un bolo alimentario cohesivo. La duración de esta etapa es variable, ya que depende de la facilidad del sujeto para masticar, de la eficiencia motora y del deseo, más o menos intenso, de saborear el alimento.
  2. En la fase oral el bolo es movido hacia las fauces dentro de la boca, se adosan los labios y se contrae la musculatura de la cavidad bucal. En sentido anteroposterior participa principalmente la lengua, formando una cavidad central que actúa como rampa para desplazar el bolo hacia el istmo de las fauces. Esta etapa se considera voluntaria y dura menos de 1 segundo.
  3. Seguidamente se inicia la fase faríngea. El reflejo de la deglución se desencadena en los pilares palatinos anteriores y la parte posterior de la lengua. Esta etapa dura aproximadamente un segundo o menos. Durante ella no hay pausa y ocurren varios fenómenos coordinados todos bajo control de centros neurológicos: Primero, la elevación y retracción del velo del paladar, lo que permite un cierre completo de la zona velo faríngea; el inicio de los movimientos peristálticos de la faringe; la elevación y cierre de los tres esfínteres laríngeos (el repliegue aritenoepiglotico, las bandas ventriculares y las cuerdas vocales). Finalmente, se produce la relajación del esfínter cricofaringeo para permitir el paso de los alimentos de la faringe al esófago.
  4. La fase esofágica se inicia entonces con la relajación del esfínter cricofaringeo y continua con el peristaltismo esofágico que permite el transito del bolo hacia el estómago. Esta etapa es la que tiene una mayor duración, entre 8 y 20 segundos. Con el bolo alimentario transitando por el esofago, las estructuras faringo-laringeas vuelven pasivamente a su posición original.

 

Esto es a grandes rasgos el mecanismo para la deglución normal, como se puede observar, en el proceso intervienen multitud de músculos, nervios, centros neurológicos… Luego, ¿dónde está exactamente el problema del deglutor atípico?

Pues bien, se entiende que deglutir atípicamente es proyectar la lengua contra o entre los dientes. Las características de atipía más descritas en la literatura fonoaudiológica son: interposición lingual, contracción del mentón, interposición del labio inferior, movimiento de la cabeza y ruido. Todas estas características son consideradas atipías cuando ocurren mientras el sujeto deglute. Encontrar residuos en la cavidad oral, después de deglutir, también ha sido descrito como una forma de atipía.

En los casos que llegaron hasta mi consulta, la mayoría habían sido remitidos por su ortodoncista, antes y/o después de ponerse en tratamiento ortondóncico, esto es algo que me alegró como profesional ya que refleja bien lo beneficioso de los tratamientos interdisciplinares, la colaboración entre campos de actuación en un mismo paciente es de vital importancia. El problema principal de estos chicos era que al interponer la lengua en las arcadas dentarias superiores y aplicar la fuerza en ese punto cada vez que tragaban estaban moviendo los dientes hacia fuera, por tanto, en algunos casos la ortodoncia no estaba funcionando una vez retirada y en otros casos, el requisito antes de ponerse en tratamiento era aprender a deglutir de forma correcta.

Me gustaría hacer hincapié en la importancia de la detección temprana de estas dificultades, ya que, las familias de los chicos que vinieron post-ortodoncia estaban muy abrumadas por la cantidad de dinero gastado en algo que se estaba echando a perder.

deglución atípica en personas adultas 2

Imagen de MorgueFile

En cuanto al tratamiento, en mi experiencia puedo decir que para el profesional es relativamente fácil enseñar al paciente adulto la correcta posición de la lengua en el acto deglutorio, incluso más fácil que en el caso de los niños, pero para el paciente es mucho más difícil que eso, ya que tienen que cambiar un mal hábito con el que llevan viviendo toda la vida. La clave es que ellos mismos tienen que darse cuenta de cuándo habían realizado bien el acto y cuándo no.  Yo, en ocasiones, se lo comparaba con dejar de morderse las uñas, el gesto al principio saldrá automático y tendrás que estar pendiente cada segundo del día de no hacerlo, pero con el tiempo, haciendo los ejercicios que yo les doy por escrito y con la colaboración de los miembros de la familia, llegará un día en el que sin darse cuenta estarás tragando de forma correcta, ese es el punto que es difícil de alcanzar, eso sí, nunca imposible. Todos ellos consiguieron llevar a la generalización en su vida diaria el posicionamiento correcto de la lengua a la hora de tragar, con lo que se comprueba la efectividad del tratamiento logopédico en casos de deglución atípica en adultos.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.