Cuestión de tiempo

Los amantes de Harry Potter recordarán el giratiempo, ese objeto del Ministerio Británico de Magia que permite que Hermione pueda asistir a todas sus clases y tener tiempo para estudiar. Hermione vivía durante esta serie de novelas un problema común de los estudiantes de medicina, la falta de tiempo.

post-CuestionTiempo

Los estudiantes de medicina muchas veces nos encontramos en una encrucijada a la hora de planear nuestras actividades y cuadrar nuestros horarios. Por un lado nos encontramos con unas horas de aprendizaje universitario que poco tienen que envidiar de la jornada laboral, con muchos días de más de 6 horas de clases, seminarios o prácticas. Estas horas, siendo una mera guía e invitación al estudio, son prorrogadas por una larga extensión de tiempo de completar apuntes, revisar bibliografía y estudiar el contenido; menos mal que los trabajos no son muy frecuentes en nuestra carrera.

Luego a todo esto podríamos añadir otras tareas educativas secundarias como puede ser la necesidad de aprender inglés, esencial para el desarrollo profesional y la actualización de conocimientos, y que a día de hoy se exige para obtener el grado en la mayoría de las universidades españolas.

Con esto podríamos decir que cumpliríamos con los requerimientos universitarios, pero la lucha por los minutos y segundos no ha hecho más que empezar. Como buenos conocedores del cuerpo humano y de su fisiología, sabemos que el ejercicio físico es parte del estilo de vida saludable que debemos promover y también realizar. Así que el estudiante de medicina trata de cuadrar esos 30m/1h de ejercicio diario. Al deporte se le suma también la buena alimentación, lo que para los estudiantes que viven en piso fuera de casa supone también una carga extra.

Por último, como toda persona que vive en una sociedad debemos de estar actualizados, leer los periódicos y saber lo que sucede. Así como también realizar actividades de índole social que dentro de nuestro rango de edad pueden ser salir a tomar algo un viernes por la tarde-noche o ir a algún concierto.

La suma de estas actividades ya colapsan las 24 horas del día los 7 días de la semana, y aunque muchas veces los estudiantes deseásemos que la tierra girase un poco más lento para alargar los días, esto no sucede. Así que, mientras rechazamos dormir las 8 horas que bien sabemos que deberíamos, mientras dejamos de lado más vida social de la que querríamos, soñamos con el día en que nuestro esperado giratiempo sea inventado.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.