Cuando derivar un paciente a Fisioterapia en Atención Primaria

A pesar de que existen unos criterios marcados por cartera de servicios en la mayoría de las comunidades y a estas alturas todos los médicos de cabecera deberían conocer las capacitaciones profesionales del fisioterapeuta y las competencias del mismo en atención primaria, es bastante frecuente encontrarse la situación de una derivación incorrecta bien por a) no está en la cartera de servicios b) la fisioterapia no está indicada en ese proceso, bien por exceso o bien por defecto, es decir es demasiado “leve” como para beneficiarse de un tratamiento de fisioterapia y requiere de una intervención de educación para la salud, y por tanto debería canalizarse como tal aunque sea realizada por el fisioterapeuta o bien demasiado “grave” para ser atendido con los medios disponibles en AP (y por tanto no estará o no debería estar en la cartera de servicios).

caminos

Esto podemos cuantificarlo fácilmente y en algunos casos poner remedio (si se quiere por ambas partes), pero hay un número “X” de patologías que no son derivadas a fisioterapia, o no llegan en el momento más oportuno y se pierden en el limbo de las radiografías innecesarias y AINES a cascoporro, consultas a traumatología de patologías ya diagnosticadas, etc.

No voy a descubrir la rueda, pero si quiero remarcar un ejemplos en los que la intervención del fisioterapeuta es como mínimo recomendable y es también frecuente que no ocurra (o no a tiempo) en las consultas de AP. Por ejemplo:

  • Esguince de tobillo, rodilla o muñeca: Es una de las patologías más claras como ejemplo de lo que suele ocurrir. La intervención precoz de un fisioterapeuta puede reducir los tiempos de inactividad asociados a los esguinces. En el caso que no se sospeche de ninguna rotura deberían ser atendidos inmediatamente por el fisioterapeuta de AP.
  • Epicondilalgias: Es una patología que desespera al paciente, aunque no es grave, que desemboca en muchos casos en “incapacidad laboral temporal”, y en los casos en los que no hay una afectación de la columna cervical subyacente, la intervención con ejercicio terapéutico, y en algunos casos terapia manual ha demostrado ser eficaz en su resolución.

Podría seguir enumerando de la misma manera cada una de las patologías que entran en cartera, pero en resumen podríamos explicar que todas aquellas patologías o situaciones que cursen con una afectación de la movilidad, de origen neuromusculoesquelético son susceptibles de ser evaluadas por un fisioterapeuta, aquellas que están definidas específicamente en las carteras de servicio por supuesto, pero las que no, sería conveniente consultar y acordar en función de las posibilidades de cada área y centro en particular, que el fisioterapeuta pudiese tomar parte en la toma de decisiones clínicas que afectan a ese paciente.

 

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.