Cefalea tensional, ¿existen opciones más allá de los fármacos?

Muchas personas sufren de un tipo de dolor de cabeza que es de una intensidad relativamente tolerable y que suele estar asociada a situaciones de estrés; debido a que no suele ser una situación alarmante por la que lleguen a consultar a un médico en muchos de los casos las personas recurren a la automedicación. Se ha descrito que la cefalea tensional afecta hasta a un 60% de la población.(1)

post-cefaleatensional

¿Qué podemos contar de la cefalea tensional? Este tipo de cefalea está clasificado según la IHS (Sociedad Internacional de  Cefaleas) dentro de las cefaleas primarias, que quiere decir que no hay una causa secundaria que esté provocando este dolor. Dentro del grupo de cefaleas primarias se encuentran otros tipos de cefalea como la migraña y las cefaleas trigémino autonómicas.(2)

A su vez las cefaleas tensionales se clasifican según su frecuencia, pero lo más importante es saber que el tratamiento de las cefaleas no será el mismo en todos los casos, sino que se debe adaptar a la frecuencia de episodios de cefalea para no caer en una situación de abuso de medicación, que podría provocar un efecto rebote de la propia cefalea, y situación a la que llegan muchos pacientes casi sin darse cuenta.(3,4)

Es cierto que es un tipo de cefalea que suele ser de intensidad leve a moderada, de localización bilateral a modo de casco o de banda alrededor de la cabeza, incluyendo la región cervical posterior desde la base del cráneo. El tipo de dolor se describe como presión o tensión. La duración de cada episodio de cefalea puede ser desde horas hasta varios días, o incluso aparecer todos los días.  Esta frecuencia de episodios es lo que determinará que la cefalea sea diagnosticada como cefalea episódica poco frecuente, frecuente,  ó cefalea tensional crónica.(2)

¿Qué más sabemos de la cefalea tensional?

Otras características que ya se conocen de este tipo de cefaleas son las siguientes:(3)

No suele agravarse con la actividad física, cosa que es más frecuente cuando se trata de un proceso migrañoso.
Sabemos que el dolor produce un gran aislamiento social, por la incomodidad que eso le supone a los pacientes generando una actitud menos proactiva a realizar actividades.
Repercute sobre la vida laboral del pacientes, de manera que baja el rendimiento de las personas que sufren cefalea tensional, y esto se ve acentuado por el absentismo laboral asociado a estos procesos.
La cefalea tensional también supone un coste socio-económico elevado debido al consumo elevado de fármacos y las consultas médicas que suponen esta patología.

Como ya he comentado  anteriormente, los fármacos son el tratamiento que habitualmente se pauta por parte de los médicos de familia o neurólogos. Pero cada vez más los facultativos están teniendo en cuenta los resultados de las publicaciones científicas, que existen desde hace años, en relación al tratamiento conservador de la cefalea tensional. Y esto hace que se comience a recomendar cada vez con más frecuencia en las consultas médicas los tratamiento de fisioterapia para los pacientes con cefalea tensional. Esto está generando un cambio positivo y necesario en la neurología.

Como tratamiento no farmacológico hay diversas alternativas que en su conjunto generan un gran beneficio a los pacientes, como son la educación terapéutica al paciente, fisioterapia y  terapia psicológica incluyendo la terapia cognitivo-conductual, técnicas de relajación, y el biofeedback.(3,5)

¿Por qué se pueden plantear estas alternativas terapéuticas?

Porque cada vez tenemos más conocimientos en relación a los factores relacionados con la cefalea tensional, qué factores pueden desencadenar o aumentar el dolor, como por ejemplo el consumo de cafeína, las situaciones de deshidratación y los desordenes del sueño… Pero sin duda alguna el factor fundamental es del estrés. Se sabe con certeza que los niveles de estrés altos influyen directamente sobre el dolor, es por este motivo que se plantean alternativas dirigidas al estrés.(6,7) Y por otro lado sabemos que la cefalea se asocia con gran frecuencia a la presencia de dolor de cuello,(8) por lo tanto, este dato junto con la complejidad del dolor crónico localizado a nivel cráneo-cervical hace que se busquen terapias dirigidas a minimizar la hipersensibilidad localizada en estos segmentos.(9–11)

La fisioterapia sin duda alguna es una  de las mejores opciones para abordar el problema de las cefaleas, pero he de decir que no vale cualquier técnica de fisioterapia para tratar este problema y además se deberá tener en cuenta, a la hora de planificar el tratamiento, el tipo de cefalea tensional que presenta el paciente al igual que se requiere para la prescripción del tratamiento farmacológico por parte de un médico.(4) Por lo tanto, para tener éxito en un tratamiento de este tipo se debe acudir a un profesional especializado.

Las investigaciones más recientes en relación a los tratamientos de fisioterapia nos están llevando a poder reforzar y avalar el enfoque que denominamos bio-conductual, lo cual implica que el tratamiento de fisioterapia se oriente a diversos aspectos, entre ellos los tres siguientes:

  1. Técnicas manuales específicas. Las terapia manual ortopédica aplicada al segmento cervical ha demostrado ser efectivo en diversas investigaciones tanto en pacientes con cefalea tensional como en pacientes con migraña.(9–13)
  1. Ejercicio terapéutico específico. El ejercicio aeróbico sabemos que es algo positivo para las situaciones de dolor crónico, pero si además aplicamos ejercicios específicos dirigidos al segmento cráneo-cervical se obtienen más beneficios en relación a la mejora del dolor. (11,14,15)
  1. Educación terapéutica con un enfoque bio-conductual. En este concepto se debe incluir diversos aspectos que los fisioterapeutas pueden manejar relacionados con la terapia cognitivo-conductual sin entrar en lo que sería un tratamiento psicológico, que evidentemente es competencia de los psicólogos. El objetivo del fisioterapeuta no será por lo tanto tratar el componente de ansiedad o depresión que presente el paciente, pero sí que podrá intervenir en los niveles de kinesiofobia y catastrofismo del paciente mediante técnicas como por ejemplo la exposición graduada.(15)

Es fundamental que los pacientes consulten a su médico por el dolor de cabeza, que se realice un buen diagnóstico y se plantee el mejor tratamiento posible, teniendo en cuenta alternativas farmacológicas y no farmacológicas, puesto que esto hará que evitemos situaciones de uso excesivo de medicamentos que podrá resultar negativo a largo plazo para los pacientes. Siempre quedará la opción farmacológica para los momentos de agudización del dolor o los casos en los que no se llega a controlar el mismo mediante las intervenciones más conservadoras.

Bibliografía

1. Stovner LJ, Andree C. Prevalence of headache in Europe: a review for the Eurolight project. J Headache Pain. 2010 Aug;11(4):289–99.
2. The International Classification of Headache Disorders: 2nd edition. Cephalalgia. 2004 Jan;24 Suppl 1:9–160.
3. Bendtsen L, Evers S, Linde M, Mitsikostas DD, Sandrini G, Schoenen J, et al. EFNS guideline on the treatment of tension-type headache – report of an EFNS task force. Eur J Neurol. 2010 Nov;17(11):1318–25.
4. Tabeeva GR, Fokina NM. [Possibilities of preventive therapy in frequent episodic tension-type headache]. Zh Nevrol Psikhiatr Im S S Korsakova. 2016;116(1):34–9.
5. Braschinsky M, Haldre S, Kals M, Iofik A, Kivisild A, Korjas J, et al. Structured education can improve primary-care management of headache: the first empirical evidence, from a controlled interventional study. J Headache Pain. 2016;17:24.
6. Kikuchi H, Yoshiuchi K, Ando T, Yamamoto Y. Influence of psychological factors on acute exacerbation of tension-type headache: Investigation by ecological momentary assessment. J Psychosom Res. 2015;3(79):239–42.
7. Cathcart S, Petkov J, Winefield AH, Lushington K, Rolan P. Central mechanisms of stress-induced headache. Cephalalgia. 2010 Mar;30(3):285–95.
8. Ashina S, Bendtsen L, Lyngberg AC, Lipton RB, Hajiyeva N, Jensen R. Prevalence of neck pain in migraine and tension-type headache: a population study. Cephalalgia. 2015 Mar;35(3):211–9.
9. Espí-López G, Gómez-Conesa A, Gómez A, Martínez J, Pascual-vaca A, Blanco C. Treatment of tension-type headache with articulatory and sub occipital soft tissue therapy: A double-blind, randomized, placebo-controlled clinical trial. J Bodyw Mov Ther. 2014;4(18):576–85.
10. La Touche R, París-Alemany A, Mannheimer JS, Angulo-Díaz-Parreño S, Bishop MD, Lopéz-Valverde-Centeno A, et al. Does Mobilization of the Upper Cervical Spine Affect Pain Sensitivity and Autonomic Nervous System Function in Patients With Cervico-craniofacial Pain?: A Randomized-controlled Trial. Clin J Pain. 2012;
11. La Touche R, Fernández-de-las-Peñas C, Fernández-Carnero J, Escalante K, Angulo-Díaz-Parreño S, Paris-Alemany A, et al. The effects of manual therapy and exercise directed at the cervical spine on pain and pressure pain sensitivity in patients with myofascial temporomandibular disorders. J Oral Rehabil. 2009 Sep;36(9):644–52.
12. Espí-López G, Rodríguez-Blanco C, Oliva-Pascual-Vaca A, Benítez-Martínez J, Lluch E, Falla D. The effect of manual therapy techniques on headache disability in patients with tension-type headache. Eur J Phys Rehabil Med. 2014 Apr;
13. Espí-López G V, Rodríguez-Blanco C, Oliva-Pascual-Vaca A, Benítez-Martínez JC, Lluch E, Falla D. Effect of manual therapy techniques on headache disability in patients with tension-type headache. Randomized controlled trial. Eur J Phys Rehabil Med. 2014 Dec;50(6):641–7.
14. Gil-Martínez A, Kindelan-Calvo P, Agudo-Carmona D, Muñoz-Plata R, López-de-Uralde-Villanueva I, La Touche R. [Therapeutic exercise as treatment for migraine and tension-type headaches: a systematic review of randomised clinical trials]. Rev Neurol. 2013 Nov;57(10):433–43.
15. Beltran-Alacreu H, López-de-Uralde-Villanueva I, Fernández-Carnero J, La Touche R. Manual Therapy, Therapeutic Patient Education, and Therapeutic Exercise, an Effective Multimodal Treatment of Nonspecific Chronic Neck Pain: A Randomized Controlled Trial. Am J Phys Med Rehabil. 2015 Oct;94(10 Suppl 1):887–97.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.