¿Causa uña encarnada el tratamiento para la onicomicosis?

Las micosis ungueales en los pies suponen un problema de salud importante. Su incidencia ha ido aumentando a lo largo de los años debido a los nuevos estilos de vida y al incremento en el número de individuos diabéticos e inmuno-deprimidos. En España se estima que la padecen entre 2-10% de la población mayor de 70 años pero con toda probabilidad se trata de una patología infra-diagnosticada. La onicomicosis afecta con mayor frecuencia a las uñas de los pies en una proporción 5:1 con respecto a las manos.

uña-encarnada

 

Aunque la terapéutica existente es variada, los tratamientos tópicos son los más utilizados. Sin embargo los estudios existentes, arrojan  resultados pobres respecto a la tasa de curación (10%) alcanzada con terapia tópica, especialmente cuando se emplea aisladamente. La introducción en los últimos 20 años de nuevos antifúngicos orales más costo-efectivos y seguros han permitido alcanzar tasas de curación clínica y micológica cercanas al 80%. Curiosamente y a la par que se ha incrementado la tasa de curación de la onicomicosis, algunos estudios han puesto de manifiesto un incremento del riesgo de padecer uñas encarnadas (onicocriptosis) en pacientes tratados de onicomicosis con antifúngicos orales. Aunque lo cierto es que esta asociación puede ser casual dado que la prevalencia de ambas patologías es alta, lo cierto es que la tasa de de onicocriptosis reportada en los estudios existentes tras la administración de antifúngicos orales no es despreciable. El estudio más extenso en cuanto número de casos es el publicado por en 1999 por Connelley y Cols (2) que encontraron que tras un año de seguimiento, de 100 pacientes tratados de onicomicosis con terbinafina o itraconazol, un 37% desarrollaron onicocriptosis requiriendo tratamiento quirúrgico un 19% de los casos. No obstante, los autores del estudio refieren que un 33% de los mismos habían presentado episodios previos de uña encarnada antes de iniciar el tratamiento con antifúngicos. Otro estudio retrospectivo más reciente publicado por Bonifaz y Cols (2) determinó, tras un seguimiento medio de un año, que en torno a un   19% de 1os pacientes tratados (120) con itraconazol, terbinafina o fluconazol desarrollaron onicocriptosis. En ninguno de los estudios, los autores encontraron diferencias significativas entre el antifúngico empleado y la tasa de onicocriptosis reportada.

Pese a que no existe ningún estudio prospectivo que haya podido demostrar dicha correlación, parece razonable pensar que pueda existir una relación causa efecto entre el tratamiento  oral de las onicomicosis y el riesgo de sufrir onicocriptosis. Esta hipótesis por otro lado puede estar sustentada en la evidencia de que la administración de antifúngicos produce un incremento en la velocidad de crecimiento ungueal con un aumento de grosor de la lámina. Pese a que la fuerza de la evidencia actual no demuestra dicha correlación, lo cierto es los  médicos de familia, dermatólogos y podólogos deberíamos informar a los pacientes de esta posibilidad y sobretodo instruir a los mismos sobre las medidas higiénico-conductuales más idóneas (adecuado corte de las uñas) que puedan reducir el riesgo de padecer esta patología.

montaje1

Bibliografía:

  1. Connelley LK Jr, Dinerhart SM, McDonald R. Onychocryptosis associated with the treatment of onychomycosis. J Am Podiatr Med Assoc 1999; 89: 424–426.
  1. Bonifaz A, Paredes V, Fierro L. Onychocryptosis as consequence of effective treatment of dermatophytic onychomycosis. J Eur Acad Dermatol Ven 2007; 21:699-700.

Pin It

2 pensamientos en “¿Causa uña encarnada el tratamiento para la onicomicosis?

  1. Juan José Vergara 2 Octubre, 2014 at 7:51 - Respuesta

    También podría deberse este incremento de incidencia a la propia recuperación de las características normales de la lámina ungueal que crece sobre un lecho que ha perdido sus características y forma adecuada para sustentarla, secundario todo ello a la distrofia previa de la lámina debido a la micosis.
    Este proceso también suele aparecer cuando se pierde la lámina de forma traumática, en su posterior crecimiento.
    Sería recomendable valorar su crecimiento con cierta regularidad e instaurar el tratamiento más adecuado a la más mínima sospecha del mismo (ya sea conservador o quirúrgico).

  2. Efectivamente, como comenta el compañero, en las onicomicosis suele haber afectación del crecimiento de la lámina ungueal,que deja el lecho expuesto y provoca una hipertrofia del hiponiquio, y rodetes, que luego, en las fases finales de crecimiento de la uña pueden provocar la onicocriptosis. Habría que valorar diferencias entre onicomicosis con distrofia de la lámina y las que no. No se sí en el estudio se ha tenido en cuenta este hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.