Buscando la mejor evidencia

Los cinco pasos para una práctica clínica basada en la evidencia se pueden memorizar con el acrónimo P.I.L.A.R.:

1. Preguntar. Formular una pregunta clínica contestable a partir de nuestros pacientes.
2. Indagar. Buscar la mejor evidencia.
3. Leer críticamente la evidencia encontrada.
4. Aplicar la evidencia al paciente que originó la pregunta.
5. Evaluar nuestro desempeño.

post-evidencia

Sin embargo, con el poco tiempo que tenemos los médicos, suele pasar que nos atoramos en el segundo paso. La cantidad de información médica existente es abrumadora, y la cosa se complica aún más porque se siguen publicando estudios diariamente y porque la calidad muchas veces deja mucho que desear. ¿Quién tiene tiempo para leer críticamente 75 ensayos clínicos al día?

La pirámide de las 6S es una guía práctica para que el médico ocupado pueda encontrar información válida y pertinente en poco tiempo.

Pirámide de las “6 S” de los recursos “predirigidos”

Usando los peldaños de esta ilustración podemos encontrar una respuesta confiable a nuestras preguntas clínicas en pocos minutos, aprovechándonos del trabajo de expertos que buscan estudios bien hechos, depuran la paja, y sintetizan lo más importante.

De abajo hacia arriba de la pirámide, tenemos primero los eStudios individuales. Hace un par de décadas, antes de que internet se hiciera popular, solíamos buscar estudios en el Index Medicus. Ahí identificábamos las referencias que nos interesaban y luego íbamos a la revista individual (en papel) para leer o fotocopiar los artículos. Existen equivalentes actuales: las bases de datos electrónicas como Medline.

Lo malo de buscar en esas bases de datos primarias es perderse en la inmensidad. Mejor imaginemos que hay alguien quien se la pasa buscando estudios individuales que estén bien hechos, y que tengan la posibilidad de cambiar nuestra práctica clínica. Imaginemos que los mejores estudios son resumidos, se haga un análisis crítico, y se haga el puente entre la investigación y la práctica. Suena fantasioso, pero sí existe. Es el siguiente peldaño de la pirámide, las Sinopsis de estudios. Un ejemplo a conocer para los que cuidamos la salud de los niños es la revista Evidencias en Pediatría.

Ahora está bien un buen estudio individual, pero es mejor buscar, depurar, analizar y resumir todos los estudios hechos sobre un mismo tema. Esto es una revisión sistemática, que corresponde al peldaño de las Síntesis. El sitio por excelencia para revisiones sistemáticas de alta calidad es la colaboración Cochrane.

Las revisiones sistemáticas no son infalibles y así como pasa con los estudios individuales también necesitamos leerlas críticamente. Bueno, pues también tenemos recursos donde hacen análisis crítico de las mismas: Sinopsis de síntesis. Ejemplos serían el Centre for Reviews and Dissemination, y de nuevo, la revista Evidencias en Pediatría. Más arriba tenemos libros o Sumarios que incluyen la mejor evidencia de un tema, como el Clinical Evidence, o las guías de práctica clínica. Y en el peldaño más alto se encuentran los Sistemas, expedientes electrónicos o sistemas de información que ponen la evidencia al lado del clínico en el momento de la consulta. Estos últimos apenas se encuentran en desarrollo pero poco a poco están llegando a nuestras manos.

Finalmente, existen “metabuscadores” que permiten explorar todos los peldaños de la pirámide a la vez. Los más reconocidos son Trip y Epistemonikos. Estos motores de búsqueda catalogan los resultados según el tipo de estudio y les dan jerarquía según su probable validez.

Es cierto que el trabajo hospitalario o el número de consultas médicas a veces no nos dejan tiempo para leer todo lo que quisiéramos, pero herramientas como las mencionadas sirven para aprovechar al máximo nuestro tiempo de estudio, encontrando evidencia de buena calidad con el menor de los esfuerzos.

Adaptado del libro “Medicina basada en la evidencia: Fundamentos y su enseñanza en el contexto clínico”.

 

Colaborador:  Giordano Pérez Gaxiola

Jefe del Departamento de Medicina Basada en la Evidencia, Hospital Pediátrico de Sinaloa “Dr. Rigoberto Aguilar Pico”, Culiacán, Sin. (México). Coordinador de la Red Cochrane Mexicana. Profesor asociado del Centro de Medicina Basada en Evidencia del Instituto Tecnológico de Monterrey. Miembro fundador del Programa de Habilidades de Lectura Crítica (CASP) México.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.