Bolonia, diapositivas y aulas virtuales

Medicina es una cerrera que goza de una larga historia en nuestro país, y esto se ve representado en nuestras facultades, donde se juntan catedráticos que rozan la jubilación con nuevos titulados más acostumbrados a las nuevas tecnologías. Esto, potenciado por un falso intento de implantar Bolonia al grado de medicina, hace que los alumnos nos veamos envueltos en diferentes aproximaciones a la enseñanza, no todas igual de eficaces.

post-BoloniaDiapositivasAulasVirtuales

Una de las dudas que, con cierta frecuencia, nos plantean los profesores en las clases es la utilidad de las diapositivas. A la vez que nos plantean sus dudas nos muestran su miedo a que al cedernos estas de antemano dejemos de acudir a sus clases. Otros, de forma contraria, piensan que las diapositivas pueden suponer una ayuda a la hora de seguir sus exposiciones. Por lo general los estudiantes compartimos los mismos puntos de vista: que el determinante principal de la asistencia es la calidad didáctica frente a la disponibilidad de diapositivas, los estudiantes siempre logramos tener apuntes independientemente de las facilidades del profesorado de la asignatura, y que asistiremos a sus clases siempre que consideremos que merecen la pena.

La segunda causa de debate entre el alumnado es la aplicación del método Bolonia a medicina. Agrupados en clases de más de 50 alumnos (restando ya a los que no acuden), generalmente carente de cualquier sistema de evaluación continua y muchas veces distante al alumnado, podríamos decir que Bolonia ha muerto en manos de la medicina. Esto también se ve potenciado por el profesorado de mayor edad, que sigue esperando que los alumnos, rodeados de portátiles y nuevas tecnologías, nos agarremos a los históricos libros de medicina como máxima fuente de estudio. Tampoco todo permanece estático y sí es cierto que docentes más jóvenes están aportando nuevas aproximaciones al estudio, utilizando casos interactivos en los módulos de aprendizaje online o facilitándonos el acceso a artículos de interés relacionados con los contenidos de la asignatura.

En resumen, la educación en medicina parece avanzar a ritmo lento hacia nuevos métodos más modernos y, a pesar de que las universidades proveen de nuevos sistemas, son pocos los profesores con ganas de usarlos, y cada vez menos según se avanza curso y se acerca más al médico adjunto.

Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.